Saltar a: navegación, buscar

Judd Lander

Judd Lander
Judd Lander.jpg
Judd amigo de Michael Jackson
Nombre Juddly Lander
Nacionalidad Británica
Otros nombres "Cuddly" Juddly Lander, Jud Lander, Judd "Lips" Lander, Judd (Lips) Lander, Judd Launder, Lander, Sir Judd Lander
Ocupación Director de publicidad en Epic en los 70/80, músico de sesión, armonicista y propietario de PR Agency
Sitio web
PR Agency
Judd Lander en Facebook
Judd Lander en Twitter


Judd Lander era director de publicidad de Epic UK en 1979, año en que se publicó Off the Wall y fue en esa época en la que conoció a Michael Jackson.

Cómo conocí a Michael

Un tipo llamado Steve Popovich, un alto ejecutivo de Epic Records que trabajaba en Nueva York (un relaciones públicas mítico) me llamó para decirme que acababa de firmar con la familia Jackson, después de arrebatárselos a Motown (le gustaba contarme todos los chismorreos del mercado americano).

Randy Jackson, Boz Scaggs, Michael Jackson y Steve Popovich

La primera vez que coincidí con Michael fue en 1978, cuando los Jacksons regresaron de la gira Destiny, la última que realizó con su familia, si no recuerdo mal. Al cabo de un año, Michael empezó su carrera en solitario, vino por aquí y, como lo conocía, se lo presenté al personal de la discográfica, como solía hacer con los artistas nuevos, aunque Michael ya era increíblemente famoso en aquel momento. Recuerdo que se lo presenté a todo el mundo (¡cómo olvidar la cara de susto del chico de posproducción al tener ante sí a tan ilustre icono!). Pero él se mostraba siempre encantador con todo el mundo.

Quien está en el círculo es Judd Lander

Anécdotas con Michael Jackson

Era genial trabajar con Michael. Siempre viajaba ligero de equipaje. Quiero decir que, después de las entrevistas, solíamos acabar solos él, un servidor y su guardaespaldas, un tipo canijo y modesto. Preferíamos usar un coche pequeño, pasando de limusinas: discreción por encima de todo.

¿Tomamos una taza de té en Buckigham Palace?

El otro día, charlando con sus sobrinos, los 3T, justamente les contaba que una vez, pasando frente al Buckingham Palace, de camino a unos estudios de TV en South Bank, vi que la bandera estaba arriada. Michael no sabía qué significaba y le expliqué que era porque la Reina no estaba en casa. Cada vez que volvía a Londres y teníamos que acudir a alguna entrevista en la tele me decía: “Judd, ¿podemos pasar por el palacio?” Pasábamos frente a él y se burlaba de mí con aquella risita tonta: “¿Crees que podríamos entrar y tomar una taza de té?”. Tenía un gran sentido del humor.

La bandera indica que la Reina no está en Palacio

Tienda militar Squadron HP

Si nos aburríamos en Top Of The Pops (es un famoso programa de televisión británico que muestran a intérpretes famosos cantando sus canciones) , yo solía hacer algún truco de magia para relajar el ambiente y a él le encantaba. Otro día acudimos a una entrevista en Capital Radio, que en aquella época tenía su sede en la Torre Euston. Llegamos con tiempo, soy un maniático de la puntualidad, así que pasamos de largo y vimos a un mogollón de niños; era justo cuando acaban de exponer la estatua de Michael en el Madame Tussaud. Había miles de niños frente a la emisora, rodeados de policías y agentes de seguridad. Dimos la vuelta al edificio y aparcamos en la parte posterior, junto a la esquina de una plaza llamada Laurence Corner. Teníamos diez minutos libres y nos quedamos allí de palique, cuando Michael vio una tienda y me preguntó qué era. Le dije que era un sitio donde vendían cosas militares: ropa, recuerdos, etcétera. Le apeteció entrar y como no había moros en la costa le dije que sí, pero que cinco minutos, que teníamos que llegar a tiempo a la radio. Así que entramos y dentro había una chica monísima observando la multitud. Al verme entrar con Michael y el guardaespaldas se quedó de piedra. Nunca olvidaré aquellos ojazos clavados en él. Tuve que decirle: “Michael, dile hola o algo”.

Hola, ¿podemos echar un vistazo?”, le dijo. Ella se quedó embobada mirándolo y asintió lentamente. Así que nos pusimos a curiosear y él empezó a comprar cosas (montones de cosas) y yo detrás recogiéndolas todas. Se enamoró de un sombrero colonial blanco con plumas, pero el dueño dijo: “No, éste un artículo especial de colección”. Respiré hondo y le dije: “Oiga, ¿usted sabe con quién está hablando?”. Pues no, no tenía ni idea de quién era Michael y se negó a vendérselo. En fin, pagamos las compras, nos metimos en el coche, hicimos la entrevista y ahí acabo todo. Unos años después le conté esta historia a alguien y un tipo de la televisión decidió averiguar quién era aquella chica, ¡y la encontró! Había pasado ya de los cuarenta y había formado una familia. Nos encontramos en la tienda, que se había trasladado a Camden, y me contó lo que pasó: al parecer estuvo mirando entre la multitud con la esperanza de vislumbrarlo entre la gente, cuando de repente Michael entró en la tienda, ¡y le firmó un autógrafo! Él siempre era muy amable.

Cuando Michael falleció, la cadena de televisión "ITN New Channel" grabó un especial sobre él y Judd Lander aparece unos segundos hablando de la visita en los 80 a la tienda de ropa militar.

Judd Lander habla sobre la visita de Michael a lal tienda de ropa militar

Le presenté a Paul McCartney

Una vez, durante la grabación de Off The Wall, estábamos charlando y oímos por la radio a Paul McCartney, con quien yo había colaborado como músico de sesión. En aquella época conocía a un montón de gente y hacía todo tipo de cosas. Así que estábamos en Soho Square y en Sony/CBS hablaban de McCartney, y le dije: “Parece que tenemos a Paul aquí al lado”. Y él me dijo: “Judd, me encantaría conocer a Paul McCartney”. Así que llamé a Paul y resultó que, efectivamente, se encontraba en los estudios que había justo enfrente de donde estábamos. “¡Oh, dile a Michael que venga!”, me dijo Paul. Así que cruzamos Soho Square y nos encontramos con Paul y Linda (una mujer fantástica). En seguida hicieron buenas migas. Obviamente, aquello fue antes de que Michael comprara el catálogo de los Beatles… Y, cómo no, acabaron haciendo Say Say Say y The Girl Is Mine.

Michael Jackson y Paul McCartney

Era un buen tío y muy divertido

Michael era un tipo realmente brillante, además de listo y afectuoso. Charlaba con todo el mundo que conocía y siempre hacía bromas, era muy divertido. La última vez que lo vi antes de su muerte fue en los World Music Awards, o quizá fuera en los BRIT Awards. Se me acercó y lo primero que dijo fue: “¡Hey, Judd!, has pillado unos kilitos, ¿eh?”. Siempre de cachondeo. Era un encanto. Tenía sus problemas, claro (por ejemplo con su padre, un tipo muy exigente), pero se esforzaba en superarlos. Así es la vida. Lo cierto es que era un placer trabajar con Michael y también pasar el rato con él. Era buen tío y muy divertido, sabía cómo tratar con la prensa. En este aspecto era realmente único, ¡acordaos si no de la máscara de oxígeno! Alucinaba viendo como jugaba con los periodistas (y con todo el mundo). ¿Y por qué no?... Qué listo era.

25 aniversario de Motown

Dejé Epic y me fui a trabajar a Motown un par de años después de que saliera Off The Wall. Coincidí de nuevo con Michael en el 25 aniversario de Motown, en Pasadena. Habían montado una gran fiesta y querían reunir a todas las grandes figuras aquella noche. Todos los Jacksons confirmaron su asistencia salvo Michael, que estaba de gira en solitario. Él propuso tocar un par de canciones, a condición de que pudiera cantar su nuevo single, Billie Jean, a lo que Berry Gordy se negó rotundamente. Pero Michael le estuvo dando tanto la lata que Gordy acabó aceptando. Michael acaparó todo el éxito con ese tema. Imaginaos la escena: el auditorio al completo (toda la gente de Motown, los Jacksons, Diana Ross y las Supremes) y de repente aparece él, solo, se enciende el foco y empieza a hacer el moonwalk. Era la primera vez que lo hacía. La sala se vino abajo.

Ensayo de 25 aniversario de Motown

Feliz de vivir esos tiempos con Michael

En aquella época la música era un negocio boyante, se ganaba un montón de pasta y el botín daba para todos. Tan solo mis gastos superaron el millón durante el primer año. Eh, pero es solo rock and roll (hoy en día tienes que pedir autorización para que te den una bolsita de té…). Aquellos tiempos no volverán, pero me siento muy feliz de haber podido compartir tantos momentos fantásticos con un hombre realmente increíble.

Texto de Judd Lander, tal y como se lo contó Hattie Collins

Fuentes